La UBA lanza un plan de emergencia para no perder la cursada

La Pandemia del Coronavirus modifico los planes educativos en todos los niveles, en el universitario, cada institución tomo las medidas que les parecía mas pertinentes, la Universidad de Buenos Aires opto por suspender el comienzo de la cursada, esperando el fin del Aislamiento, social, preventivo y obligatorio, a diferencia de otras universidades como la de Moreno, que implemento las cursadas virtuales con mucha celeridad.

La UBA pretendia retomar la cursada presencial el 1 de junio, sin embargo, ese final  de la cuarentena se fue posponiendo permanentemente.

En este contexto, la UBA lanzo un plan de emergencia para no perder la cursada, para ello crearon un marco orientador para el funcionamiento durante el periodo de acompañamiento no presencial.

Estos son los principales ejes del plan de emergencia:

  1. Calendario académico

Se ratifica la readecuación del Calendario Académico dispuesta el 13 de abril a través de la Resolución (DAR) Nro. 2657/2020 que establece un primer período de apoyo pedagógico-académico no presencial (13/4 al 29/5) y un segundo período de desarrollo de la cursada (1/6 al 8/8). En el caso de no acceder a la presencialidad en el marco del primer cuatrimestre, la instancia de apoyo pedagógico académico no presencial se extenderá durante todo el período de cursada previsto para el primer cuatrimestre. De esta manera se rediseña el primer cuatrimestre 2020, en el marco del periodo de excepción, con 16 (dieciséis) semanas de acompañamiento pedagógico a través de diversas estrategias didácticas no presenciales adoptadas por cada cátedra.

 

  1. Acompañamiento pedagógico académico no presencial

Se recomienda a las cátedras iniciar, continuar o fortalecer este acompañamiento, según el caso. En este sentido, se espera avanzar en el abordaje de los contenidos de cada asignatura de acuerdo a las estrategias diseñadas por cada cátedra, teniendo en cuenta las características de cada materia, las condiciones de trabajo y los conocimientos de cada equipo y de los recursos con los que se cuentan. Hemos relevado el desarrollo de encuentros virtuales sincrónicos, bibliografía a distancia, guías de lectura, links a recursos audiovisuales o sonoros, videos, textos y/o podcast producidos específicamente, foros, reuniones o videoconferencias, desgrabaciones de clases teóricas, entre otras. Se recomienda, en la medida de lo posible, la realización de trabajos integradores de los contenidos desarrollados en el período. Estos trabajos no resultarán una condición obligada para obtener la condición de alumnx regular.

No obstante, este tipo de acompañamiento no resultará obligatorio para docentes ni para estudiantes. Lxs estudiantes que no puedan sostener la cursada virtual por situaciones familiares particulares (personas de grupo de riesgo/niñxs a cargo) o que sean personas de riesgo ellxs mismxs, podrán inscribirse a las materias de forma prioritaria en el siguiente cuatrimestre. Se implementarán los mecanismos necesarios para la realización de este trámite.

 

Recomendaciones para el desarrollo del acompañamiento pedagógico no presencial:

  • Durante el periodo de acompañamiento pedagógico no presencial no se podrá tomar asistencia a las instancias sincrónicas.
  • Para las instancias sincrónicas, las cátedras deben respetar el horario de cursada habitual de la materia o acordar de forma unánime un nuevo horario con lxs estudiantes.
  • Las cátedras deberán adaptar su cronograma y programa de la materia a este nuevo escenario pedagógico de emergencia, poniendo a disposición de lxs estudiantes una organización clara de las actividades programadas y las modalidades de seguimiento.
  • Lxs docentes deberán contemplar las condiciones específicas de sus inscriptxs, abordando de forma particular las situaciones de les alumnxs que no puedan acceder a los materiales y actividades propuestas.

 

En todo el proceso, las Direcciones de Carrera junto a la Secretaría Académica de la Facultad monitorearán el grado de desarrollo alcanzado por los equipos docentes en el apoyo pedagógico no presencial con los estudiantes y asistirán a las mismas si estas advirtieran inconvenientes en esta vinculación.

 

  1. Regularidad

Se prevé que lxs estudiantes obtengan automáticamente la condición de regular/debe final, por el hecho de estar inscriptxs a las materias respectivas, manteniendo esa regularidad durante once turnos de examen, tal como garantiza el Reglamento Académico.

En caso de que haya que cancelar llamados a Finales por la pandemia, se extenderá la regularidad en las materias de acuerdo a la cantidad de turnos de exámenes que se hayan suspendido.

Por lo establecido en la REREC-2020-476-E-UBA-REC, para mantener la condición de alumnx regular de esta Universidad no se computará el año 2020 a todos los efectos previstos en la Resolución (CS) 1648/91; y se extenderá una prórroga por 1 (un) año lectivo a los plazos establecidos para la finalización de estudios en el caso de Planes con fecha de terminación (Plan de estudios de la Carrera de Ciencia Política).

 

  1. Evaluación

De acuerdo a los “Criterios para el dictado y evaluación de asignaturas durante el período de no presencialidad debido a la emergencia sanitaria” elaborado por la Secretaría de Asuntos Académicos de la UBA, la aprobación de todas las asignaturas requerirá de una instancia de evaluación presencial de carácter final o integrador.

En el marco del principio de libertad de cátedra que inspira a nuestra institución, en la instancia de final se podrán recuperar los diversos desarrollos de las estrategias pedagógicas no presenciales realizadas por los equipos docentes a partir del acompañamiento a distancia. En este sentido, se espera que la calidad del trabajo realizado por lxs estudiantes durante el apoyo pedagógico no presencial sea tenido en cuenta por las cátedras y, en consecuencia, se diseñen diferentes estrategias que faciliten la evaluación y la calificación en la instancia de examen Final, de modo de poner en valor lo hecho.

Se procurará que esta modalidad de evaluación, diferenciada de un final tradicional, tenga lugar, por única vez, en el primer turno de exámenes finales que pueda realizarse a partir del regreso a la presencialidad, con los cuidados sanitarios del caso. En síntesis, la modalidad de evaluación final podrá incluir coloquios o defensas de trabajos realizados durante el acompañamiento virtual.

En el improbable caso de poder iniciar de manera presencial el cuatrimestre, entre junio y julio, previo a la finalización del mismo el 8 de agosto del corriente año, y con el propósito de sostener el derecho a la promoción de las materias, las cátedras podrán disponer de una instancia de evaluación integradora presencial en fechas previas al 8 de agosto, durante el período de cursada. El resultado de esa evaluación podrá ser:

– Promoción (para las materias que hayan desplegado formas de acompañamiento que contemplen esta posibilidad)

– Regular/Debe Final (Para quienes no alcancen la promoción, para quienes no resulten aprobadxs, para quienes estén ausentes o  para las materias que cuentan con Final obligatorio).

Esta evaluación podrá asumir diversas modalidades a criterio de cada equipo docente (trabajo monográfico, examen presencial, coloquio, entrega de trabajos realizados durante el acompañamiento virtual, trabajos prácticos, otras) de acuerdo al ya mencionado principio de libertad de cátedra que ordena a nuestra institución.

Mas info aquí