Cuatro detenidos en Moreno por cometer entraderas vestidos de policías

Cuatro hombres fueron detenidos en las últimas horas acusados de integrar una banda que durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio simulaba allanamientos vestidos de policías para cometer entraderas, en el partido bonaerense de Moreno, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

Los detenidos quedaron a disposición del fiscal Leandro Ventricelli, quien había ordenado una serie de allanamientos en busca de algunos sospechosos que durante las primeras semanas de la cuarentena cometieron al menos tres entraderas en Moreno.

Según el fiscal, los integrantes de la banda se hacían pasar por efectivos policiales para ingresar a las viviendas portando armas de fuego, con el fin de robarles sus pertenencias.

«Una de las víctimas estaba cumpliendo una prisión domiciliaria por venta de estupefacientes, con lo cual ellos simulaban ser policías que hacían un allanamiento y eso permite suponer que ese hecho fue una típica ‘mejicaneada'», precisó un vocero.

Los agentes de la división Operativa Oeste de la Policía Federal Argentina (PFA) identificaron a los integrantes de la organización y sus domicilios, todos ubicados en la localidad bonaerense de Moreno.

El fiscal Ventricelli ordenó cinco allanamientos en forma simultánea, en las cuales el personal detuvo a los miembros de la banda.

Además, en el operativo se secuestraron 238 gramos de marihuana, 19 plantas de la misma sustancia, cartuchos de distintos calibres, teléfonos celulares, una tablet y demás elementos que están incluidos en la causa judicial.

Los detenidos quedaron a disposición del magistrado interventor en una causa caratulada como «robo agravado y privación de la legítima libertad».

Los investigadores determinaron además que la banda desbaratada estaba integrada también por un adolescente de 16 años, identificado como Federico Gallo, que tenía pedido de captura y hace 9 días fue asesinado de un balazo en la cabeza.

El crimen de este adolescente ocurrió el martes 12 de mayo cerca de las 16.30, en el marco de un «ajuste de cuentas» ya que fueron directamente a matarlo, dijeron las fuentes.

En esa ocasión, el chico estaba en la vereda de la calle Guido Spano, entre Alberdi e Yrigoyen, frente a la cancha del club La Victoria del barrio Rififí, en Moreno, y recibió un disparo en la cabeza.

Telam