Ecuador a contramano, privatiza empresas públicas y achica el estado

El presidente Lenín Moreno, a contramano de muchos países que reforzaron sus economías y volvieron a enfoques keynesianos, aprovecho la Pandemia para lanzar en brutal ajuste neoliberal que incluye la liquidación de empresas estatales como la aerolínea Tame y el cierre de ministerios, embajadas y consulados, también prevee la baja de salarios a los empleados públicos.

En un discurso grabado a la nación, el mandatario justificó las medidas de ajuste presupuestario en el impacto de la covid-19 en Ecuador. Señaló que desde que por la pandemia el Estado dejará de percibir 8.000 millones de dólares en concepto de exportaciones y recaudación de impuestos.

El mandatario estima que con estas medidas de ahorro el déficit fiscal para 2020 se reducirá a unos 4.000 millones de dólares, de los cuales 980 millones vendrán de recortes salariales a empleados públicos.

Para «generar un ahorro»,la jornada laboral (de ocho horas diarias) del Poder Ejecutivo se reducirá a seis, con lo que también disminuirán los salarios. Los profesores trabajarán una hora menos, decisión que según Moreno «permitirá no desvincular a ningún maestro».

En el sector exterior resolvió cerrar algunas embajadas y oficinas diplomáticas, entre ellas la de Venezuela, Irán, Nicaragua y la Representación ante el Parlamento Andino. A eso se suma la vuelta de 70 funcionarios del servicio exterior.

En relación a las críticas recibidas por haber pagado deuda externa al inicio de la Pandemia, el dirigente argumentó que se cancelaron 341 millones, lo que permitió un ahorro de 1.300 millones por intereses, gracias a los cuales se obtuvieron luego 1.400 millones de los organismos multilaterales.