Juicio político a Bolsonaro por «crimen contra salud pública»

La crisis en Brasil se volvió insostenible, con casi 300.000 casos confirmados de Covid-19 y con más de 19.000 muertes, Brasil se ha convertido en el tercer país con mayor numero de casos.

El Partido de los trabajadores del ex presidente Lula da Silva, junto a fuerzas de izquierda y 400 movimientos sociales y juristas, participan del pedido colectivo para destituir al presidente Jair Bolsonaro, por atentar contra la salud pública.

Bolsonaro ha subestimado sistemáticamente al virus Covid-19, se negó a apoyar las cuarentenas y las recomendaciones médicas, ha perdido a dos ministros de salud en menos de un mes, a la vez que ha participado de aglomeraciones para contrarrestar a los gobernadores e intendentes que tomaron medidas de aislamiento ante la pandemia.

Según el texto presentado, se le pide al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, del conservador Demócratas, que abra el juicio contra Bolsonaro por su «actuación y pronunciamientos temerarios y antagónicos al esfuerzo del Ministerio de Salud y el Sistema Único de Salud en medio de la pandemia del nuevo Coronavirus».

El proceso de juicio político requiere que el presidente de Diputados lo acepte, se cree una comisión específica y luego pase a votación en el recinto, donde para tener curso precisa de dos tercios de los votos.

Brasil desde el fin de la dictadura militar en 1985 tuvo dos procesos de impeachment: el primero en 1992 que terminó con la renuncia del presidente Fernando Collor de Mello y el segundo en 2016, con la destitución de Rousseff.

Analistas sostienen que para un juicio político es necesario que un presidente tenga menos del 18 por ciento de apoyo en las encuestas, algo que no ocurre con Bolsonaro que según los últimos sondeos, increiblemente mantienen un respaldo de entre 25% y 30%.