Nueva ley de Alquileres: las diez claves que hay que saber

El Senado de la Nación sancionó la nueva Ley de Alquileres por unanimidad después de cinco años de debates y postergaciones. No estuvieron presentes los senadores de Juntos por el Cambio al momento de la votación. Dentro de los puntos centrales, la iniciativa estipula la regulación de los aumentos de precios, la extensión de la duración de los contratos, mayores seguridades económicas y de vivienda para los inquilinos además de dos artículos que generaron mucho rechazo en las organizaciones impulsoras del proyecto, incorporados por Cambiemos en Diputados, que posibilitan los desalojos express y la inclusión de los bancos como agentes garantes.

El proyecto debió esperar una semana para su tratamiento porque el jueves pasado la oposición se basó en tecnicismos para bloquear un debate que aguardaban nueve millones de argentinos. No sólo apuntaron que el dictamen de comisión tenía sólo dos días, por lo que no otorgaron los votos para aprobar su tratamiento sobre tablas, sino que también especificaron que el Congreso sólo debe tratar iniciativas vinculadas a la pandemia del coronavirus. Sin embargo, el oficialismo contó con los votos propios necesarios para sancionar la norma.

Gervasio Muñoz, referente de Inquilinos Agrupados, aseguró esta semana: «Somos 9 millones de inquilinos e inquilinas que esperamos alquilar de forma justa. Hace 36 años que el Congreso no discutía una ley de alquileres. Las organizaciones estamos logrando una ley histórica”. 

Por supuesto, el debate no fue ajeno a oposiciones generadas desde sectores contrarios a esta normativa. En redes sociales comenzó a circular un video de Martilleros Unidos contra la Ley de Alquileres advirtiendo por una futura posible falta de oferta y aumento de los precios a causa de las nuevas regulaciones. La producción tiene los testimonios de presuntos inquilinos que están más a favor de las inmobiliarias que de ellos mismos. Llamativo.

La nueva Ley de Alquileres tiene diez claves que toda persona debería conocer. Ante la inminencia de su sanción, Muñoz recomendó a los inquilinos que «no firmen nuevos contratos. Hay que hacer uso del decreto y extender el contrato hasta octubre y luego firmar con la nueva ley de alquileres vigente». Es que el DNU firmado por Alberto Fernández sigue vigente hasta el 30 de septiembre.

La norma publicada durante la cuarentena en el Boletín Oficial estipula la renovación automática de los contratos hasta el 30 de septiembre, la suspensión de desalojos y de aumentos durante el período de aislamiento social.

 

Las claves de la Ley:

 

Regular el precio por un promedio entre inflación y salario.

Las actualizaciones serán anuales y no semestrales. Además, el promedio terminará con la arbitrariedad de los aumentos que pueden llegar, a veces, hasta a duplicar el valor previo de la propiedad.

Regular expensas.

Los inquilinos no pagarán los arreglos que no les corresponden. Las expensas extraordinarias deben ser abonadas por el propietario.

El contrato pasa de dos a tres años.

Para generar mayor certidumbre a la hora de realizar una mudanza, se extiende el período de vigencia de los contratos. Ésto también evita hacer grandes desembolsos de dinero en cortos plazos de tiempo.

Obligatoriedad de registrar todos los contratos de alquiler por AFIP.

El objetivo es terminar con la clandestinidad de los convenios y que todos estén registrados ante las autoridades, con los impuestos correspondientes.

El depósito será de sólo un mes. 

Será válido por los tres años de alquiler al valor del primer mes de éste, con el fin de evitar el pago de altas sumas de dinero al ingresar a una vivienda.

Se facilita la posibilidad de que los inquilinos puedan hacer los arreglos y descontarlos del alquiler.

Si el caso no es urgente, el propietario tiene diez días para hacer la reparación. Si es urgente, los inquilinos pueden avanzar con las refacciones y cobrárselas directamente del valor del alquiler.

El inquilino no está obligado a pagar tasas e impuestos que gravan la propiedad. 

Hace referencia a tributos como el ABL, ARBA u otros que graven la propiedad, que no es del inquilino.

* Aviso con tres meses de anticipación si deciden no renovar el contrato.

Los propietarios deberán informar esta decisión con el tiempo necesario para que el inquilino pueda buscar otra propiedad. Hasta el momento, podían hacerlo cuando quisieran.

* Crean organismos de control y defensa de los derechos de los inquilinos en todo el país.

Desalojos express y el ingreso de los bancos a la intermediación del alquiler como garantes.

Si bien se contarán con mayores opciones para garantías, hay cuestiones que generar controversias. Son puntos incorporados por Cambiemos en la media sanción de Diputados. En caso de registrar demoras en el pago, el propietario puede intimar al inquilino y darle diez días corridos para abonar. En caso de no hacerlo, se lo podrá desalojar. Por otra parte, el aval bancario ingresa como posible garantía a ser pedida por el dueño del inmueble a la hora de firmar un contrato.

Fuente: EL Destape