Crimen de Virrey del Pino: no hay dudas que los detenidos son los autores del crimen

La familia de Nahuel Zárate, el joven asesinado ayer de dos balazos durante un robo en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, realizó hoy una marcha en reclamo de justicia y aseguró que tanto la novia de la víctima, quien presenció el crimen, como otros testigos reconocieron a los tres sospechosos aprehendidos como los autores del hecho.

En tanto, los acusados fueron sometidos en las últimas horas a una prueba de “dermotest” con el fin de determinar cuál de ellos efectuó los disparos, que partieron de un arma robada en 2004 en La Matanza.

“Les agradezco mucho y esperemos que cuando se levante todo (la cuarentena) podamos reabrir estas puertas y volver a estar todos juntos y mi hermano va a estar con nosotros, siempre, hay que mantenerlo vivo acá”, expresó esta mañana Brian, hermano de Nahuel, al encabezar una marcha de familiares, amigos y vecinos frente al gimnasio del cual ambos eran los encargados.

“Él está dando vueltas, de alguna forma se va a comunicar con nosotros, nos va a cuidar, porque se convirtió en un ángel”, comentó el joven, quien al igual que los demás manifestantes allí presentes utilizó un barbijo y mantuvo el distanciamiento social.

La movilización comenzó pasadas las 7, en las puertas del gimnasio «Energy Life», situado a la altura del kilómetro 37 de la ruta 3, cuyas puertas están cerradas desde el inicio de la cuarentena obligatoria, lo que obligó a Nahuel a emprender una actividad de venta de comidas para subsistir hasta volver a trabajar como profesor de gimnasia.

«Salía a vender chipá y sandwiches de milanesa, él quería progresar, le iba bien con lo que hacía, le estaba yendo bien, no lo iba a dejar», expresó el padre de la víctima en declaraciones a la prensa.

Según el hombre, el comisario le dijo que «todas las declaraciones (de testigos) coincidieron con la de la novia en que los detenidos son» los responsables del crimen.

«Son ellos, me dijeron que son ellos sin dudarlo y que me quede tranquilo», manifestó el padre de Nahuel, quien no obstante explicó que faltaría aún localizar a un cuarto sospechoso.

El hombre aseguró que su hijo «no se resistió» al robo y «les dio todo», aunque le dispararon «cuando vieron pasar a un patrullero que dio la vuelta».

Tras el ataque, agregó, «lo llevaron al UPA (Unidad de Pronta Atención), donde no lo quisieron atender y luego al Simplemente Evita pero llegó sin vida».

Entre aplausos de los presentes, el padre y el hermano del joven pidieron «Justicia y más seguridad para que a nadie le vuelva a pasar algo así», mientras que una vecina aseguró que «no hay patrulleros que puedan abarcar esto, ya que en Virrey del Pino te roban en cualquier lugar y a toda hora».

Por otra parte, los tres aprehendidos, Luis Miguel del Castillo (33), Nahuel Hernán Montenegro (29) y Emiliano Hugo Romano (24), serán indagados mañana por el fiscal de la causa, Claudio Fornaro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de homicidios de La Matanza.

Fuentes judiciales informaron a Télam que por orden del fiscal, los peritos de Policía Científica tomaron muestras de las manos de los tres para procesarlas luego con un Microscopio Electrónico de Barrido (MEB) para determinar si en alguno de ellos hay restos de plomo, bario y antimonio, los tres elementos que se dispersan con la deflagración de un disparo y quedan adheridos a la piel o a las ropas.

A su vez, los pesquisas determinaron que la pistola GMC calibre .22 largo con una vaina servida secuestrada en la escena del crimen tenía un pedido de secuestro activo por robo desde 2004 en una causa tramitada por la UFI 1 de La Matanza.

En cuanto a los antecedentes de los apresados, fuentes policiales indicaron a Télam que Montenegro registra una causa por “encubrimiento agravado” en la UFI descentralizada de Gregorio de Laferrere y que a Del Castillo le surgió un pedido de paradero de 2012 pero de un Juzgado de Paz de San Antonio de Areco.

El crimen de Nahuel (22) ocurrió ayer al mediodía, en la esquina de las calles Cañuelas y El Naranjo, de Virrey del Pino, partido de La Matanza, cuando el joven salía con su novia de 19 años de la casa de ella con intenciones de subirse a su Chevrolet Cruze gris claro que estaba estacionado en la puerta.

Según los pesquisas, ambos fueron sorprendidos por dos delincuentes, uno de los cuales le apuntó con un arma a la chica, mientras el otro le exigió a Nahuel la entrega del auto.

De acuerdo al relato de la novia, su pareja le entregó las llaves al asaltante y en ese momento apareció un tercer ladrón que, sin mediar palabra, le efectuó dos disparos.

El joven cayó al suelo gravemente herido y los tres delincuentes huyeron del lugar a bordo del auto.

Mientras que Nahuel fue trasladado al hospital Simplemente Evita de La Matanza, donde falleció como consecuencia de dos balazos, uno en el tórax y otro en el abdomen.

Telam