Según el peritaje balístico el oficial Ezequiel Benítez fue el autor de los disparos que terminaron con la vida de Lucas Verón en La Matanza

La Fiscalía General de La Matanza resolvió apartar de forma provisoria al fiscal que tenía a su cargo la investigación por el crimen de Lucas Verón, el joven que en su cumpleaños fue asesinado durante una persecución en el partido bonaerense de La Matanza y por el cual hay dos policías detenidos, informaron fuentes judiciales.

En tanto, esta tarde se dio a conocer el resultado de un peritaje balístico de los expertos del Ministerio Público que determinaron que el autor de los disparos fue el oficial Ezequiel Benítez, uno de los dos efectivos presos por el asesinato del joven.

Por su parte, si bien hay un pedido formal de los padres de la víctima que recusaron al fiscal Juan Pablo Tahtagián, el cual deberá ser resuelto por la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Castillo, la fiscal general Patricia Ochoa decidió apartarlo de manera preventiva y poner al frente de la pesquisa a los fiscales Claudio Fornaro y Marcos Borghi.

Durante un encuentro realizado ayer, los padres de Verón -asesorados por abogados de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM)- le pidieron a Ochoa que apartara a Tahtagián de la investigación, ya que lo acusan de haber «apretado» junto a la policía a un testigo para que dijera que el crimen del joven fue tras un robo.

En ese sentido, esta mañana la hermana de Lucas, Cintia Verón, aseguró en declaraciones a radio Futurock que el fiscal, en conjunto con el comisario de la Policía de González Catán, obligó al amigo de la víctima a «decir que se habían ido a robar».

«Eso es mentira, mi hermano estaba con sus cuatro amigos escuchando música, se fueron a comprar una gaseosa y cuando estaban viniendo, porque el quiosco estaba cerrado, se apareció este móvil con las luces apagadas y sin patente», comentó.

A su vez, fuentes judiciales informaron a Télam que los peritos balísticos realizaron un cotejo de las dos pistolas 9 milímetros de los acusados con las dos vainas servidas secuestradas en la escena del crimen y que el mismo dio resultado positivo con el arma de Benítez.

De acuerdo a los médicos forenses de la Morgue Judicial de Lomas de Zamora no se pudo obtener un proyectil o plomo del cadáver de la víctima para sumarlo al mencionado cotejo balístico ya que el tiro atravesó al chico de adelante hacia atrás, con orificio de entrada en el tórax y de salida en la espalda.

Por el caso, además de Benítez, se encuentra detenida la policía Cintia Duarte, y ambos están acusados del delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego», el cual contempla una pena de prisión perpetua.

Las detenciones se concretaron horas después del crimen de Verón tras las declaraciones de los testigos y de la información suministrada por el GPS del patrullero, que lo ubicó en la zona donde ocurrió el homicidio.

Lucas Verón (18) fue asesinado el pasado viernes por la madrugada tras recibir un disparo de arma de fuego cuando circulaba en moto junto a un amigo y eran perseguidos por dos policías.

Según las fuentes, el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media.

Aparentemente, el policía Benítez, quien iba manejando, descendió del vehículo y efectuó entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima.

De acuerdo a los voceros, Lucas continuó corriendo pero a unos 20 metros cayó al piso gravemente herido, por lo que su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima, a una cuadra y media del lugar, quienes lo llevaron al hospital, donde finalmente falleció.

Según la autopsia al cuerpo del joven, el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda.

Telam