COMUNICADO DE LA MESA INTERCLAUSTRO GREMIAL DE LA UNDAV ANTE LA APROPIACIÓN DE LA SEDE RIACHUELO POR PARTE DEL MUNICIPIO DE AVELLANEDA

Como representantes de la mesa interclaustro gremial de la UNDAV,
manifestamos nuestro más amplio repudio ante las medidas tomadas por el
gobierno municipal de Avellaneda en la apropiación de la Sede Riachuelo, que
estaba destinada a ser parte de la Universidad Nacional de Avellaneda para el
Departamento de Ambiente y Turismo desde el año 2012.
Se trata del Edificio Beatriz Mendoza que fue otorgado a la UNDAV a partir de
un Convenio firmado entre el municipio de Avellaneda, ACUMAR y la
Universidad. En el mismo se estableció la construcción de 17 aulas, un
laboratorio ambiental, una biblioteca y un laboratorio de ambiente y física.
Esta medida autoritaria impulsada por el municipio de Avellaneda, genera una
situación de incertidumbre, tanto para les trabajadores docentes y Nodocentes,
como para les estudiantes y graduades de la UNDAV, quienes aún guardan la
expectativa de trabajar y estudiar en dichas instalaciones.
Como comunidad interclaustro gremial organizada, somos quienes resistimos los
embates financieros y los recortes presupuestarios del macrismo. No sólo en las
aulas dando la discusión sobre la importancia de la educación pública, sino
principalmente en las calles, bajo una misma identidad que nos une a todos,
todas y todes: la de clase trabajadora, que gracias a estas universidades del
conurbano, también pudo estudiar y graduarse y ser primera generación
universitaria de su familia.
Durante cuatro años, hemos defendido la educación del pueblo de un gobierno
cuyo proyecto político sostenía que la educación no solo NO era prioridad, sino
que llegó a cuestionar si valía la pena seguir sosteniendo un sistema universitario
público al que, según decían, les pobres no llegábamos. En la UNDAV, contamos
con cientos de graduades que demuestran lo contrario, que no solo llegan a la
universidad, sino que muches de elles se gradúan con honores.
Desde nuestra comunidad organizada decimos y ratificamos que no solo
llegamos y nos graduamos en la universidad pública, sino que formamos
orgullosamente a les dirigentes del mañana, con memoria y capacidad crítica,
para defender el único interés que deben defender: el del pueblo al que
representan en cualquiera de los ámbitos de representación de los que se trate.
Y que defienden ante todo los derechos de sus bases, porque no se olvidan
nunca de sus orígenes de clase trabajadora.
A pesar de los reiterados reclamos institucionales, nunca recibimos respuesta
del Sr. Intendente para que nos informe acerca de la fecha de entrega de la parte
del edificio que estaba destinado a la Sede de Ambiente y Turismo como
establece el convenio mencionado. Hoy vemos con asombro y malestar, que
desde nuestra Ciudad, pretenden dejarnos sin un espacio vital para el desarrollo
de nuestras carreras, en momentos en los que se plantean urgentes necesidades
edilicias vinculadas al contexto de pandemia por COVID 19, para poder
establecer cuidados sanitarios específicos para nuestra Comunidad
Universitaria.
Por todo lo mencionado es que, hoy más que nunca, afirmamos que la
Universidad Nacional de Avellaneda es solo del pueblo y para el pueblo.
Rechazamos la actitud arbitraria de la Municipalidad de Avellaneda, como
siempre lo hemos hecho, ante cualquier medida que atente contra la casa de les
estudiantes, les trabajadores, les graduades y la expansión de la planta docente
y Nodocente de nuestra Universidad.
En este sentido, como mesa interclaustro de la UNDAV, nos declaramos en
estado de alerta y quedamos a la espera de una respuesta urgente que transmita
tranquilidad a miles de estudiantes, graduades, trabajadores docentes y
Nodocentes, que necesitan que esta situación se resuelva a la mayor brevedad.
Instamos a al Sr. Intendente a convocar una mesa de diálogo para dar las
respuestas correspondientes.
#LaUNDAVNoSeToca
#TodxsSomosLaUNDAV
#EnDefensaDeLaEducaciónPública