Súper Cerca | los precios de los productos estarán impresos en las etiquetas

El Gobierno lanzó el programa que mantendrá el precio por seis meses de los 70 productos inicales compuesta por alimentos, bebidas, artículos de limpieza e higiene personal. El precio estará impreso sobre las etiquetas para garantizar la información a los consumidores.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaría de Comercio Interior, Paula Español, presentaron el programa Súper Cerca, que consta de una canasta de 70 productos de primera necesidad con precios congelados hasta fin de año que estará disponible en todo el país en comercios de cercanías y en las grandes cadenas de supermercados.

Kulfas, en una conferencia de prensa brindada este martes en Casa de Gobierno, dijo que el nuevo programa permitirá «llegar a la globalidad del comercio minorista de la Argentina» y que su concreción fue posible a partir de una «concertación de precios» alcanzada con las principales empresas del país.

El lanzamiento fue en la Sala de Conferencias de la Casa Rosada.

La canasta de 70 productos estará compuesta por alimentos, bebidas, artículos de limpieza e higiene personal, con una oferta de «precios accesibles y claros», subrayó el ministro.

Kulfas sostuvo que el nuevo programa complementa «al de Precios Cuidados, que llega al 33 por ciento de los comercios», y con éste «se busca llegar a los de proximidad», con el detalle de que los precios de los artículos estarán impresos para información de los consumidores.

Por otra parte, Kulfas confirmó la finalización del programa Precios Máximos, lanzado en el comienzo de la pandemia de coronavirus, «porque fue una medida provisoria que empezó a desarmarse en noviembre de 2020», para ser sustituido «por otros como Precios Cuidados y ahora con Súper Cerca».

Al igual que en otras oportunidades, el funcionario enfatizó que la inflación es de carácter «multicausal» y recordó que la actual administración comenzó «con una macroeconomía fuertemente desordenada» cuando asumió en diciembre de 2019, que cerró con «una inflación del 53,8 por ciento» e inició «una estrategia de desinflación paulatina».

«Es un problema suficientemente complicado y frente a esto no alcanzan las soluciones mágicas ni voluntaristas», señaló el ministro, y agregó que el Gobierno anterior «comenzó planteando que la inflación era un problema muy fácil, el más sencillo que había para resolver, y terminó finalizando ese mandato de gobierno con el doble de inflación que la que había iniciado».